viernes, 13 de marzo de 2009

Los gatos, el yoga y la pena

Durante mi niñez nunca tuve contacto con gatos. No los conocía de cerca, sólo había escuchado que son traicioneros. Creo que a la persona que me dijo eso no le gustaban para nada los gatos, o en algùn momento recibiò un arañazo. Ya hace algunos años, he tenido contacto con ellos pero nunca he tenido uno para mí.
Ciertos días viene a acompañarme una gata negra de patitas blancas, a la que alimento, hago cariño y quiero mucho. No nos pedimos ni exijimos nada, cuando ella tiene hambre viene, cuando quiere dormir también. Creo que se relaja con la música que pongo en mi compuatdor. Se enrolla y se deja llevar por la relajación de la forma más envidiable que he visto. No sé por que tengo la idea de que si ella hablara no necesitarìamos palabras, con mirarnos nos entendemos muy bien.
Ayer fui a la segunda clase de un nuevo yoga que estoy practicando. La clase fue muy potente para mí, puse mucho esfuerzo en las posturas, estaba ahí de cuerpo y de mente. Al terminar y comenzar mi relajación, me acordé de mi gata compañera y me relajé, la quise imitar. Lo extraño fue que sentí una pena tan grande en el pecho, que sin darme cuenta estaba llorando en medio de la relajación y de la sala. Qué verguenza pensé, van a creer que estoy loca. Pero no. Mi profe, se acercó me tomó la mano y sentí su paz. Me dijo que los asanas mueven los chacras y las emociones se mueven también, y por eso salió mi pena. Ayer fue un día especial, pero lo sentí al terminar mi clase de yoga. Es increíble cómo para mí el yoga se ha convertido en una bolda de nieve que partió pequeñita, y que cada día crece más. Ya no sólo es ir a las prácticas, ahora medito, hice un taller y estoy avanzando. Mi alimentación ha cambiado, y mi parada frente a la vida También. Estoy feliz de que así sea, me siento mejor que nunca, tranquila y con ganas de seguir en este camino que la vida me ha regalado.

2 comentarios:

Viajera dijo...

Pili es super bueno que dejes salir la pena, creo que eso te va a sanar el alma de a poco.
Sabes que a mi me encantan los gatos, tambien me siento muy acompañada por ellos a pesar que ahora no puedo tener uno en mi casa pero siempre me relaja cuando veo un gato en cualquier parte, me acerco y les trato de hacer cariño y en ese momento no pienso en nada mas.

todavia te estoy esperando en santiago, con un rico plato de tallarines con mantequilla y salvia y grana padano, de acuerdo a tu nuevo estilo de alimentacion
Lo

Aretha dijo...

Que linda! La verdad es que siempre he querido hacer yoga, pero mi máximo acercamiento ha sido pilates...